7 Cuervos - Historia

Gesto y Poesía en Movimiento


Una historia Cuerva

"Con esta sed quemándome.

La soledad, sus cuervos, sus perros, sus pedazos."

Juan Gelman

 

Hace 18 años, quizá el día era miércoles, porque todos los días pueden serlo. La fecha, 26 de marzo, la expectativa de un nuevo milenio ya había pasado, sin embargo, no para quienes hacemos de la palabra la permanente posibilidad.

Yo, llegaba de un viaje largo por Medio Oriente y escala en París, algo de mí se había quedado allá, más allá, y sabía que quien llegaba no regresaba. Fue así como conocí a Denisse Buendía, poeta, impregnada de cafeína y un primer verso: "me rento para soñar", más tarde, pero no lo suficiente, me acerqué a conversar con Christian Cortés, un joven de cabellera larga y lentes pequeños, giró la cabeza y me dijo: "¿alguna vez te dije del diablo en mi ojo izquierdo?"; Dul Hernández, bajaría por las escaleras con sus ojos brillando como un par de soles, para repetirnos que: "el azul no es eterno como su viento de alas…", al compás de los pasos cronopios de Itzela Sosa que repetía: "hay siempre alguien en países de papel".

Esa tarde de 26 de marzo, en la que cada quien eligió una taza de café que sería sólo suya, con la risa apretada y los brazos abiertos, entendimos que de todas las aves era el cuervo lo más parecido a lo que en nuestro interior nacía. Con Denisse, decidimos crear el colectivo de poesía 7 Cuervos, Gesto y Poesía en Movimiento. Aceptamos que leer poesía en voz alta en Cuernavaca no sólo no era algo común sino que no se hacía salvo en la presentación de un libro, sabíamos que nos acompañarían amigos cercanos y familiares, y entendíamos que lo que hacíamos sencillamente no se hacía. Sin embargo, la transgresión es una característica del cuervo, así que lo hicimos. Los aromas de las palabras nos acompañaban, y conocimos a Omar Paolo, de sus ojos claros un río de palabras; la música la traía el hoy jaranero, Ismael Peña, sus ritmos de colores y ese son jarocho tan familiar para mí, extraordinario para quien se sumaba desde Toluca, Bárbara Durán, la mujer que más tarde asumiría el nombre de Íza Vela Simone, poeta, amante y amada por árboles y pájaros, que dulcemente repetía: "Amapola jacaranda, con los pies asidos de la luna."

Y mientras nos construimos llegaron más cómplices que hoy tienen otros caminos y otras historias: Ángel Estrada, Ángel Aimeri, Oscar Soto, Ernie Jehiel, todos cuervos que siguen su vuelo. Ahora que hemos alcanzado esa ansiada mayoría de edad, queremos celebrarlo, desde la fortaleza y el amor, porque los surcos en el rostro y el cabello cano, no hicieron ruinas si no edificios que hoy nos habitan.

Rompimos una que otra regla de lo que en aquel entonces significaba ser poeta; leímos por disfrutar la palabra y no la voz; nos subimos a un escenario sin ser actores o actrices y le llamamos "Cámara oscura"; decidimos protestar por las diferencias sociales e hicimos un colectivo poético al que llamamos "Callejón Latinoamericano". Sí, leíamos en un café, en un bar, en un restaurante y lo habríamos hecho en una plaza pública, porque queríamos que la poesía inundara las calles y no nuestros nombres, quisimos regresar la poesía a donde pertenecía: a la calle, a nuestra gente. Eso, buscábamos hacer eco en quien nos escuchara. Ahora han pasado 18 años y en nuestra Cuernavaca querida, leer poesía es lo más común, teatralizarla es cotidiano. Para nosotros siempre fue un milagro… y 18 años después, me gusta pensar que aquel llamado que un día -en cómplice compañía de Denisse Buendía-, convoqué, es una sola voz. Sin duda, debo agradecer, y no se me ocurre mejor manera que parafraseando a un poeta con quien me siento afín, Juan Gelman, (poeta argentino residente en México hasta su muerte), un extranjero, sí, como tal vez yo misma (veracruzana de nacimiento, morelense por adopción), dice el poeta: "Con esta sed quemándome./La soledad, sus cuervos, sus perros, sus pedazos". Porque sí, la poesía es sed, sed que quema… y la soledad… no tiene sitio entre cuervos.

¡Largos 18 años de vuelos, Cuervos!

Jasmín Cacheux


REDES SOCIALES: